Contacta con nosotros +34 956360759

 Mi cuenta

Mantenimiento de piscinas: Los consejos que debes tener en cuenta

       

Si realizas un buen mantenimiento de tu piscina en verano te será mucho más fácil conservar el agua durante el invierno. Y si conservas el agua vas a ahorrar mucho dinero. Tenlo por seguro.

Mantenimiento de piscinas: Los consejos que debes tener en cuenta

Cada día existen más piscinas particulares. Aquellas que se colocan en un jardín. Pueden ser piscinas desmontables, ideales para espacios más reducidos o pueden estar fabricadas de diversos materiales. Sea como sea, las piscinas necesitan de un mantenimiento. Puedes optar por contratar una empresa especializada para que el mantenimiento de tu piscina. Pero si eliges cuidarla tú mismo, debes tener en cuenta estos consejos tanto para el verano, como para el invierno.

Mantenimiento de piscinas en verano

Lo más sencillo para mantener limpia y transparente el agua de tu piscina es utilizar productos químicos. El más habitual es el cloro.

El cloro

 El cloro, además de asegurar tener el agua limpia, evita la proliferación de microorganismos. De no tratar la piscina, estos microorganismos pueden incluso provocar ciertas infecciones. Es decir, que utilizar el cloro no es simplemente una cuestión estética, también de salud.

Y ahora surge la pregunta más frecuente: ¿qué cantidad de cloro debo poner en mi piscina? Pues depende de muchos factores. Por ejemplo no se puede poner el mismo cloro si la piscina está en una zona geográfica de mucho calor o en una zona más bien fresquita.

También depende del número de personas que vayan a ser usuarios de dicha piscina. En una piscina desmontable en un jardín para uso familiar tendrás que poner una cierta cantidad. Si la piscina es pública o de competición necesitarás otra.

Te aconsejamos que consultes con tu tienda habitual. Ellos son los más indicados para decirte qué cantidad poner. Les dices las características de tu piscina, los metros cúbicos de agua que caben y en un santiamén te harán el cálculo.

Como orientación sí que te podemos decir que se suelen colocar 20 gramos de cloro por cada 15 metros cúbicos de agua cada cinco o seis días. De todas formas, pregunta a un especialista para estar seguro.

Y mucha atención. Nunca pongas el cloro cuando haya gente dentro de la piscina. Podrías provocarles picor de ojos o escozores en la piel e incluso quemaduras si la cantidad de cloro que colocas es muy elevada. Lo más aconsejable es poner el cloro por la noche, mover el agua con tu depuradora. Y al día siguiente, la piscina está lista.

El alguicida

Es muy interesante poner un alguicida en tu piscina. Las algas aparecen en el momento más inesperado y la razón de su aparición puede deberse a muchas causas. Se pegan en el suelo y en las paredes de la piscina y de un día para otro el aspecto de tu piscina será muy desagradable. El alguicida es un producto que se vende en las tiendas especializadas y es muy fácil de colocar.

El flucolante

El flucolante es el elemento que da brillo a tu piscina. No olvides tampoco ponerlo. Hay ciertos microorganismos tan minúsculos que el sistema de depuración no puede eliminarlos. La misión del flucolante es unir esos microorganismos para que se depositen en el suelo de la piscina y que la depuradora los pueda eliminar.  Es muy sencillo también de aplicar.

Por último no olvides siempre tener a mano un “kit” para controlar el PH de tu piscina y evita problemas con la piel.

Mantenimiento de piscinas en invierno

Acaba el verano y ¿qué hacer con el agua de la piscina? ¿Vacío la piscina o la dejo llena? Desde luego la mejor opción es mantener la piscina llena. Evitarás que con el frío se produzcan grietas en las paredes o en el suelo. Además, y una razón también muy importante. Ahorrarás mucho dinero, porque el agua no es barata. Y es un bien escaso en España y mucho mejor conservarla por el bien de todos.

Puedes depurar el agua un par de veces a la semana. Deja el sistema de filtración funcionando por ejemplo dos horas dos días. Con eso conseguirás eliminar los microorganismos que se hayan podido depositar.

Para evitar precisamente la entrada de estos microorganismos, lo más aconsejable es cubrir la piscina con una lona para evitar la entrada de luz, que también genera la aparición de microorganismos y produce ese color verde tan desagradable.  Eso sí, vacía unos centímetros la piscina antes de cubrirla para evitar que el agua se vierta debido a las lluvias.

Para mover el agua durante el invierno se pueden colocar unas boyas que la van moviendo y evitan la formación de microorganismos. También puedes aplicar un anticongelante si vives en zonas muy frías para evitar la formación de placas de hielo que también pueden dañar tu piscina.

En resumen, si realizas un buen mantenimiento de tu piscina durante la época veraniega, conservarla en invierno te va a resultar mucho más sencillo. Mantener el agua durante el invierno es bueno para ti porque ahorrarás en la factura del agua y bueno para el medio ambiente.

¿Te han resultados útiles estos consejos sobre el mantenimiento de piscinas tanto en verano como en invierno? ¿Añadirías alguno más? Dínoslo en los comentarios.

Y si te ha gustado este post, compártelo. Puede que a alguno de tus amigos también le interese saber cómo conservar siempre en condiciones el agua de tu piscina.

 

Publicado el 27/8/2015

       

RSS 2.0 (Blog)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

CATEGORIAS

Categorías del blog

Últimas entradas

Archivo